))))))))Tenebrae, amor e mortis((((((((

))))))))Tenebrae, amor e mortis((((((((
La poesía hace a los poetas, los poetas no hacen poesía, la escriben solamente...ORG

viernes, 22 de octubre de 2010

No más, nunca (Resurección)



¡No más, nunca!


No más suspiros sepultados al viento,
al vacío que mi coraza forjó por ingenua.

No más lágrimas perdidas,
en el océano de redención
que el dominio enigmático
de mis pensamientos echaron al suelo.

No más paladares ni intentos de placer interminables.
ni falsas esperanzas de acariciar el perfecto engaño,
el asesino de auras (el perpetuo amor).

No más noches de pesadillas
sin sueños, de ideas inocentes,
trastornos fatales por una migaja
de espacio en una memoria ajena.
En una historia que no llegará a
pasar frente a mí.

¡No más!

No más espinas,
ni dolor infinito por abrazar
una flor que se deslucirá al
ocaso de mi primavera.

No más conversaciones a solas
con la soledad,
con los sueños que desmoronan mis
manos y coronan el reino sin ley
de las paredes que jamás debí cruzar,
para buscar en un lecho de piedra
lo que sólo habita en mí.

¡Nunca Más!

Entregarme por completo y,
despertar sin haber sentido
que el tiempo contrajo mis heridas.
Buscar en otros labios las palabras
que jamás deberán salir de los míos.
Nunca más llorar sobre un pedazo
de papel y escribir con lágrimas
el miedo qué jamás me dejará ir.

Nunca más, ni un paso por huir de mi oscuridad.
¡Nunca más!

Salir a la mitad de la oscuridad
a abrazar la noche,
la majestuosa luna que sin mediar
suspiros me arranca sin misericordia
el diminuto espacio que se tambalea
dentro de mí castillo.

Nunca más perseguir misterios,
hojas inertes que se agregan
al suelo infértil del otoño.

¡Nunca más!

Oír tus alaridos en medio de tanta confusión
y tantos golpes a mis espaldas.
Nunca más extender mi mano y sentir
cómo la hipocresía se desliza entre mis dedos.

Nunca más marearme buscando constelaciones
en medio de la oscura incertidumbre de un adiós.
No más sueños enredados entre ortigas
y versos fúnebres.

No más anhelos por vivir en otro corazón
que no sea el mío.
Nunca más mendigar una sonrisa
para contraer mis días.

No más mentiras escupidas al espejo,
ni al rostro que se refleja en el cristalino
torrente de horas perdidas.

No más caminatas nocturnas,
cruzar mi habitación simulando buscar
objetos perdidos, mover mi cabeza
creyendo haber encontrado algo que no puedan robarme.

¡No más!
¡Nunca más!
No más vida.
No más espectáculos paranormales
frente a mis ojos.
No más intentos de vuelo.
No más llanto.
No más tiempo.

¡No más, nunca!
¡No más!

1 comentario:

  1. hola pues como siempre fantasticos...cont...

    ResponderEliminar